60,000 pensamientos diarios

Por: Oscar Saúl Muñoz


Según Jyri Kuusela, un físico teórico finlandés que trabaja para la agencia espacial europea (AEE), asegura que el cerebro siempre esta trabajando aunque te encuentres sentado sin hacer nada. El cerebro trabaja continuamente guardando información, evaluando la misma y dándose su propio mantenimiento, de echo también se encuentra trabajando incluso durante el sueño.


Según www.laregion.es en la sección de salud, los estudios de especialistas norteamericanos, franceses e israelíes, el cerebro procesa en promedio 60 mil pensamientos al día, de los cuales se cree que el 94% se repiten y el 80% son negativos. Algo muy interesante para nuestros días, pues el estrés ha sido el factor principal de problemas mentales como la ansiedad, el insomnio o ataques de pánico, y no solo eso, pues el estrés también provoca dolores de cabeza, problemas del corazón debido a la alta presión arterial que pueden provocar hasta un paro cardíaco.


El cuerpo responde de esta manera como una señal de que algo no esta bien, como si fueran señales de alarma para que tomemos alternativas y algunas acciones que trabajen a favor del mismo. El ejercicio y la meditación pueden ayudar bastante, sin embargo el problema es todavía mas profundo, como para tratarlo solo con estas cosas.


Puedes darte cuenta de los pensamientos que abundan en una persona por lo que mayormente habla, Jesús el Hebreo dijo en una ocasión: Porque de la abundancia del corazón habla la boca. Mateo 12:34b. en el libro de los Proverbios del Rey Salomón en el pasaje 23:7a. dice: Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.


El apóstol Pablo en la carta que envío a las personas que vivían en Filipos les escribió diciendo que se dedicaran a pensar en todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza. Para ello, debemos educar nuestra mente disciplinando-la a pensar en este tipo de cosas, esto puede lograrse con la ayuda de Dios, la biblia enseña que el creyente nacido de nuevo tiene la mente de Dios, y definitivamente, la voluntad de Dios no es que una persona viva en ansiedad o con un problema mental debido al estrés en el hogar o al estrés laboral. En el mismo capítulo en donde el apóstol Pablo les aconseja esto, en el verso 6 les había también mencionado que por nada estuvieran afanosos, sino que fueran conocidas sus peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, prometiendo-les que Dios les daría una paz que sobrepasaría todo entendimiento, de esa manera guardarían sus corazones y sus pensamientos.


Esto, como antes comentaba, solo puede ser posible si una persona tiene comunión con Dios, y eso conlleva una relación orgánica con Dios que solamente puede ser llevada a cabo si hay de por medio una reconciliación por medio de Cristo Jesús, reconociendo-le como el Señor de su vida y Rey de todo lo creado, reconociendo que necesitan su ayuda y amor para vencer este tipo de problemas, y no solo eso, para que les salve de sus propios pecados y les de una vida nueva haciéndoles nacer espiritualmente.


Definitivamente existe un problema con el ser humano, y este problema es espiritual, la biblia lo llama pecado, por esa razón debemos acudir al creador, y a Dios quien es Espíritu y conoce las cosas espirituales. El libro de Génesis capítulo 6 enseña que el juicio del diluvio universal que Dios había enviado fue por que Dios vio que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Piensa en esto un poco, pues si por algún avance tecnológico y científico se pudieran proyectar tus pensamientos de un día desde que te levantaste de la cama hasta que te acostaste, y las personas invitadas a ver lo que se ha pensado fueran testigos, eso sería muy vergonzoso.


Es real el problema del ser humano, a pesar de toda nuestra tecnología y de nuestro conocimiento, no se tiene el poder para que nuestra naturaleza sea otra, a menos que Dios obre en nosotros.


Es necesario rechazar nuestros malos pensamientos y pedir la ayuda de Dios para que levante nuestra vida. Que Dios pueda concederte esta ayuda y seas libre de la ansiedad, la depresión, el insomnio y cualquier otro tipo de problema mental, pero sobre todo, que goces de una paz maravillosa. Que así sea.