Cómo superar el pánico para ser feliz.

Por el Maestro David Hotema.


Como superar el pánico
Como superar el pánico

¡Alguien de nuevo arruino la fiesta! Todo se veía normal en la gran festividad mexicana Guadalupe-Reyes. Transcurrió de forma normal ciertamente varios conocidos con síntomas leves de algún resfriado y solo unos días de descanso y como si nada, pero ahora de nueva cuenta el pánico, el temor se está apoderando de las mentes de las personas y se quiere salir de control de nueva cuenta. Las autoridades están cooperando para tener todo bajo su control: en París el presidente Emmanuel Macron hace una advertencia contra aquellos franceses que se niegan a vacunarse; se refería así a la decisión de limitar "en lo posible" el acceso al ocio de quienes se niegan a vacunarse, advirtió: "No voy a mandar (a los no vacunados) a la cárcel, no voy a vacunar a la fuerza. Así que hay que decirles que, a partir del 15 de enero, ya no podrán ir al restaurante, no podrán tomar un café, ir al teatro, al cine". El endurecimiento del pase sanitario con multas para quienes lo falsifiquen y hasta 5 años de prisión. Estas mismas advertencias se podrán salir de control en diferentes países como una muestra de poder más que de prevención. Aquí en la región se ha disparado el aumento de pruebas Covid y se dice que la Policía Municipal anda perifoneando el uso de mascarillas, causando todavía más incertidumbre entre la población. Cierto es que los contagios están a la alza pero la disminución de muertes es clara. Se viene de nueva cuenta el cierre de templos y restricción de movilidad y aforo a ciertos lugares, ¿será pues que tenemos que aprender a vivir superando el pánico para ser felices? Y para superar el pánico se necesita estar viendo al invisible.


Heb 11: 27 “Fue por la fe que Moisés salió de la tierra de Egipto sin temer el enojo del rey. Siguió firme en su camino porque tenía los ojos puestos en el invisible. Se necesita tener una buena dosis de Fe para superar el pánico y el temor, el cual está causando ansiedad extrema y miedo que a veces causa pensamientos o acciones irracionales que dejan a las personas en terrible situación”. LA ORACIÓN es la clave para discernir las estrategias de nuestro adversario, las personas están temiendo al virus pero no teme a Dios, pocos son los que se acuerdan de tener una comunión con el TODO PODEROSO el cual es justo para escucharnos: “Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos.” Ante estos embates de información y desinformación es bueno: “Acérquense a Dios, y él se acercará a vosotros. ¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su corazón! qué importante es tener una visión más profunda, así nuestra visión será distinta cuando venimos a Jesucristo, la visión espiritual no se opaca, si estamos con Jesucristo”. En unos de los pasajes del profeta Eliseo podemos entender que no podía soportar el negativismo de su criado. Su criado solo estaba viendo gente de a caballo rodeando su casa para atacar, porque lo negativo y lo malo tiene mayor influencia en nuestra vida que lo bueno y lo positivo. El ser negativo se pega, se contagia es una influencia mala. Por eso Eliseo tenía miedo de ser contagiado, por eso clamó a Dios en una situación difícil que su criado veía. Entonces Eliseo oró: “Oh Señor, ¡abre los ojos de este joven para que vea!”. Así que el Señor abrió los ojos del joven, y cuando levantó la vista vio que la montaña alrededor de Eliseo estaba llena de caballos y carros de fuego. Este pánico y temor ha formado una fortaleza en las mentes de las personas, por lo cual se nos dio armas para poder vencer: “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”. II Cor10:4-5. Al parecer le damos más importancia a los problemas y le restamos importancia lo que Dios puede hacer. El criado teniendo su vista buena no podía ver lo invisible, porque lo invisible se ve con la fe, y la fe: “es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Para superar el pánico y el temor y ser feliz, date el tiempo y la oportunidad de poner tu confianza en Jesucristo en oración. Es tiempo de dejar de ver los ejércitos Sirios y ver los ejércitos de Dios. El que habita al abrigo del altísimo morara bajo la sombra del omnipotente Salmo 91. hotemadavid@hotmail.com