Enfrentando la soledad

Por David Hotema.

una anciana disfrutando su soledad
Disfrutando de soledad

Nadie puede vivir 100 años de soledad, sin lograr superar la desgracia que una familia comparte en una ciudad ficticia llamada Macondo, del escritor Gabriel García Márquez, ¿Cómo salir de una prisión que solo existe en los pensamientos de las personas? Aquella Joven llamada Juanita llena de entusiasmo, le gustaba cantar tocar la guitarra, todo en ella era sonrisa, de pronto puso su corazón en un joven y decidió hacer vida marital, los días pasaban felices, solo que al tratar de casarse fueron a visitar a sus padres para pedir su bendición, solo que al entrar a la que fue su casa, no la dejaron salir, prácticamente encerrada, dejo de comer no quiso hablar con nadie, el motivo, sus padres no aceptaban esa relación porque el Joven pretendiente no era de su religión, el joven dejo de visitarla, elle pensó que ya no le intereso su relación con ella.


Juanita cayó en una profunda SOLEDAD y esta la llevo a la depresión total, dejo de hablar con sus padres o con quien la visitaba su mirada perdida en el vacío, dejo de comer le alimentaban en la boca ella no tenía fuerzas, su deseo era morir, su piel se secó prácticamente, los doctores no encontraron causa de enfermedad, después de 1 año y 4 meses murió y todo por no saber cómo superar la soledad que sentía. El asunto es como enfrentarse a un enemigo, donde los sentimientos, las emociones, la voluntad y la mente (el alma) están atrapados, en la incomprensión, en la inseguridad y mayormente en la tristeza. Un enemigo que conoce su propicito, que es el de herir, ese enemigo que está en las mentes, algunos le llaman acusador, algunos le llaman lucifer, satanás, hoy prefiero llamarlo DIABLO PERSONAL, que sabe cómo incapacitar a una persona por medio de las heridas, esas heridas que son más profundas, cuando alguien que dice que me ama, me ha tratado de forma según muy vil, y por lo regular esas heridas son en el seno familiar, papá, mamá, hermanos, esposo, esposa o pareja, el blanco perfecto de las heridas empiezan en la niñez, y lamentablemente estas heridas pueden atar a quien hirió si no hay perdón, y el resultado es que brota una raíz de amargura y lo asociamos con los acontecimientos que se están viviendo y se deja de vivir feliz. “Cuídense unos a otros, para que ninguno de ustedes deje de recibir la gracia de Dios.


Tengan cuidado de que no brote ninguna raíz venenosa de amargura, la cual los trastorne a ustedes y envenene a muchos.” La intensión de satanás es herir a cada persona que nace en este mundo, y las heridas hacen un trabajo destructor en la vida de cada persona, todo empieza con sentirse solo, sola aunque este en medio de varias personas sus percepción es que no tiene nadie que le pueda ayudar o extender la mano.


Al principio del ministerio de Jesús de Nazaret, pronuncio estas palabras dentro de la sinagoga que asistía: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar la Buena Noticia a los pobres. Me ha enviado a proclamar que los cautivos serán liberados, que los ciegos verán, que los oprimidos serán puestos en libertad” la soledad es el resultado del rechazo, del abuso que puede ser; sexual físico o psicológico, o por un abandono, por lo cual se puede guardar un leve resentimiento contra quien lo provoco, ¿COMO ENFRENTAR LA SOLEDAD Y SALIR VICTORIOSOS? Primero se tiene que reconocer que no es una lucha cuerpo a cuerpo sino que es una lucha espiritual, algunos utilizan la psicología, la psiquiatría, medicamentos ansiolíticos con su respectivo efecto como inhibidor de la ansiedad, otros buscan la cartomancia, o chamanes, son soluciones carnales para una lucha espiritual, esta lucha es espiritual y Dios Espíritu y solo con las armas espirituales se puede vencer.


“Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”, II Cor 10:4-5. Segundo reconocer que estás pasando por ese mal momento negarlo es como el alcohólico que dice y cree que él puede dejar la bebida cuando él quiera, no lo niegues y escucha lo siguiente: “El Señor está cerca, para salvar a los que tienen el corazón hecho pedazos y han perdido la esperanza” Salmos 34:18, tercero solamente cree, que puedes vencer la soledad, cree al que cree todo le es posible, Él sana a los que tienen roto el corazón, y les venda las heridas. Salmo 147:3


hotemadavid@hotmail.com