Noches invernales.

Por el Profesor: David Hotema Wong.


Blog de Preparatoria de Valores Morales

Estaba aquel niño ansioso y desesperado, escuchando al predicador que hablaba del nacimiento del niño Jesús, muy fervoroso en su forma de hacerlo, era muy conocido el orador por sus largos sermones. Después de una hora y media de estarlo escuchando, al final de ellos decía: “y este es mi corto hablar” La gente se dormía en sus sermones, apenas llevaba media hora y el niño desesperado dijo “¿a qué horas se va a terminar?” Todos voltearon a verlo, unos sonriendo sarcásticamente y otros aprobando acertadamente su pregunta, y comento; ¿dijeron que iban a dar comida? y ya tengo hambre, el predicador de la noche cerró sus notas y comprendió que tenía que terminar, habían hecho una invitación derredor del templo, ofreciendo esa noche en vísperas de navidad una cena para los que pudiesen asistir, al fin termino no sin antes recoger en el platillo de las limosnas las ofrendas de esa noche, al pasar al comedor le dieron un vaso con champurrado y dos tamales el niño con gran desesperación comió y disfruto un tamal, se acercó el predicador y le pregunto “¿No que tenías mucha hambre? ¿Por qué solo te comes uno?” el niño respondió “es que voy a llevarle a mi hermanito, un tamal para que coma también, se quedó dormido, y no sé si mi mamá llegue a casa”. Aquello partió el corazón de quien lo escucho, “¿y tú papa’?” “No, no tengo. Se fue y no sabemos de él. Mi mamá sale de noche a trabajar y en ocasiones llega muy de mañana con mucho sueño y cansada y nosotros nos salimos a buscar que comer. Por eso vine el día de hoy porque dijeron que darían alimentos, y le llevo a mi hermanito para que coma, el predicador le ofreció otro platillo con dos tamales más, pero el niño le dijo “¡No! ya le llevo uno, mejor déjelo por si vienen otros niños que no hayan comido”. La comunidad reunida no pasó desapercibida esta situación y en su rostro se reflejaron lágrimas.


Gran enseñanza en vísperas de navidad para cada persona, no se trata de grandes mensajes sino de pequeñas acciones que puedan cambiar por un momento el estado de animo de las personas ¿Qué hay dentro de los hogares? Hoy 20 de diciembre hubo en la laguna tres suicidios de tres jóvenes y tres intentos más, fueron evitados por sus familiares. En estas fechas las preguntas frecuentes son: ¿Qué vas a hacer esta noche? ¿Qué planeas hacer este fin de semana? cuándo te hacen estas preguntas no están pensando si vas a trabajar, son preguntas sinuosas, no están pensando que vas a reunirte con tu familia para dar gracias a Dios en el templo por el nacimiento de Jesús, sino que la pregunta va dirigida a romper la rutina diaria y, si es posible, con un poco o mucha de diversión. Dice un proverbio: “Júntate con necios y te echaras a perder” Si la vida fuera solo trabajo, sin diversión seria insípida, pero no siempre es fácil conocer la manera correcta de divertirse y lograr un balance de nuestras emociones de ahí la pregunta ¿Cuánto puedo comprometerme en esta navidad? Solo basta mirar derredor te vas a encontrar al niño que no ha comido, a la madre soltera que no tiene que dejar a sus hijos para salir a trabajar, niños limpiando vidrios, o pidiendo limosna, o padres que no tienen trabajo, mucho menos para comprar un regalo, no es tiempo de criticar a quien vive así, por azares del destino, la vida les ha jugado chueco, las injusticias pueden ser muchas, pero es el mejor tiempo de escuchar y compartir no lo que sobra o lo que queda, sino de hacer un esfuerzo y dar un poco de lo poco que se tiene, solo por el deseo de ver feliz un rostro o varios rostros, por otro lado NO ESTAN DEMAS LAS PRECAUCIONES, en la carretera los señalamientos de advertencia de velocidad tienen un propósito salvarle la vida y que no maneje a exceso de velocidad, las consecuencias de no hacer caso pueden ser trágicas, si no pones atención en esta navidad y haces caso a las presiones de tus compañeros o amigos, ciertamente, nos gusta divertirnos, reír convivir con otros. El hombre debe de ser social, pero poniendo un límite para evitar malas consecuencias de las cuales se tenga que avergonzar, o arrepentir. Padre de familia ¿Cuántas navidades ha pasado con sus amigos y esto ha provocado enojo con tu esposa e hijos? ¿Porque no planear un convivió personal y familiar e invitar a Jesucristo a su hogar? Meditar en su Palabra y enseñar a los hijos el verdadero significado de la navidad. Si eres joven por que no piensas en servir, en disfrutar de tus padres y hermanos algún día ya no estarán contigo y porque no tener un bonito recuerdo, que pueda contar algún día a sus hijos. Felices fiestas de Navidad 2021 hotemadavid@hotmail.com