Un nuevo año, una nueva esperanza.

Por el Profesor David Hotema Wong.


¿Hay esperanza para mí? ¿Hay esperanza para mi matrimonio? ¿Será que a esta edad si puedo conseguir trabajo? ¿Será que mi situación económica va a cambiar? ¿Será que me va a tocar toda la vida con esta enfermedad? Se arremolinan preguntas llenas de incertidumbre, aquella mujer con síntomas de Covid, insoportables solo piensa en sus dos hijos, ¿Qué será de ellos si yo falto? El esposo aparentemente no se veía preocupado pero su interior hace una reflexión, y pensó; “Aunque ande en valle de sombra y de muerte no temerá mi corazón mal alguno porque tú estás conmigo, eres mi pastor y nada me faltará”, aquella mujer en la clínica de especialidades esperando turno para una biopsia para el Oncólogo, que le detectaron indicios de cáncer de mama, los días han pasado lentos con momentos pequeños de depresión pero con una esperanza: “clama a mí y yo te responderé” y es lo que estoy haciendo no puedo perder la esperanza. Aquel hombre con 10 años en hemodiálisis se aferra a una promesa; esta en la lista de espera, y en la espera dice: “Por esto orara a ti todo santo en el tiempo de que puedas ser hallado…y tú eres mi refugio: me guardaras de la angustia”. Aquel conferencista tres semanas antes preparo con mucho esmero su mensaje llamado: “PREPARA TUS COSAS PORQUE TE VAS” hacía alusión que la gente se prepara este fin de año con ciertas costumbres para que le vaya bien este año que empieza: ropa roja para el amor, amarilla para el dinero, sacar las maletas para salir de viaje, hacer un brindis, comer uvas, romper un plato, besar a tu pareja, bueno son muchísimas supersticiones que las personas alrededor del mundo hacen para que les vaya bien, lamentablemente este conferencista a tres semanas de su discurso falleció de Covid. Las personas que lo escucharon no lo podían creer y solo dijeron de el: “Se veía tan fuerte y vigoroso que no lo creería”. Ciertamente la vida dijo Santiago apóstol: ¿Cómo saben qué será de su vida el día de mañana? La vida de ustedes es como la neblina del amanecer: aparece un rato y luego se esfuma. El problema pude sentirse natural si escuchamos las voces lo que dice la gente hasta parece el programa del Vitor, cien mexicanos dijeron. Todas las cosas las ven negativas por lo que escuchan y no por lo que dice la palabra de Dios. Ciertamente es bueno reflexionar ser agradecidos con Dios y con la vida, tenemos esa oportunidad de brincar este año 2021 al 2022 muy difícil pero un nuevo año y una nueva esperanza, ser agradecidos por todo lo acontecido bueno o malo, Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Las personas dicen: ten fe, ¿si pero donde la venden?, ¿es por kilos o como envasan la fe? Más la fe el por el oír y el oír la palabra de Dios. Si no escuchas la palabra de Dios entonces no puedes tener fe, así de sencillo: acabamos de celebrar una navidad de la cual muchos escriben con mucho coraje, que Jesús no nació en diciembre, y que no está las escrituras, y sus anuncios de venta muy enojado va estar abierto todo el día, yo no celebro navidad. Ciertamente no es certeza que Jesús nació en navidad, pero da la casualidad que su nacimiento marcó un Antes de Cristo y un Después de Cristo, y es el mes más sensible donde aún los más acérrimos enemigos del evangelio dicen feliz Navidad recordando aquel niño que nació con estos atributos: “Pues nos ha nacido un niño, un hijo se nos ha dado, el gobierno descansará sobre sus hombros, y será llamado: Consejero Maravilloso, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Su gobierno y la paz, nunca tendrán fin. Ciertamente a Dios no le impresionan los títulos, las riquezas lo más alto que el hombre pueda llegar, a Dios le impresiona una corazón quebrantado el cual no desprecia. El prepararse para el siguiente año es aprender a perdonarse a si mismo, para poder perdonar y recibir perdón de Dios. La vida es muy corta y no sabemos cuándo tendremos un encuentro con Dios, por lo tanto despojémonos de todo peso que nos asedia, odio, rencor, y disfrutemos este año nuevo con una nueva esperanza en aquel que dejo su trono de Gloria, para humanarse y habitar entre nosotros y darnos esperanza de Vida y vida en abundancia. Feliz Año nuevo 2022.


hotemadavid@hotmail.com